viernes, 20 de julio de 2007

Control

Ley de Control

La ley de control nos dice que te sentirás positivo en la medida en que percibas que controlas tu propia vida, mientras que te invadirá una sensación negativa cuando notes que no ejerces aquel control o experimentes que tu persona se halla influida de manera notoria por una persona o fuerza externa.
Esta ley o principio está ampliamente reconocido en psicología bajo el nombre de teoría del «lugar de control». Generalmente se admite que la mayoría de los estados de estrés, ansiedad, tensión y enfermedad psicosomática aparecen como consecuencia de sentirse la persona controlada o que no controla alguna parte importante de su vida.
Por ejemplo, si sentís que tu vida está a merced de tus deudas, de tu jefe, de tu delicada salud, de tus malas relaciones o de la voluntad de otras personas, lo más probable es que sufras estrés. Este estrés se manifestará en forma de irritación, enfado y resentimiento y, si no se le pone remedio, evolucionará hacia un estado de insomnio, depresión y malestar físico de varias clases.
Tu lugar de control puede tener un carácter interno o externo. Es decir, te puedes sentir responsable de tu propia vida, feliz, positivo y confiado o, por el contrario, puedes sentirte controlado por otros, impotente, atrapado y víctima.
En cualquier caso, el hacerte con las riendas de tu vida comienza por el control de tus pensamientos, que es lo único sobre lo que puedes ejercer un completo dominio. Lo que pienses acerca de cualquier situación determina tu sentir sobre ella y este sentimiento es lo que determina tu conducta.
La autodisciplina, el autodominio y el autocontrol se consiguen desde el momento en que puedes dirigir tu pensamiento. Ninguna persona o situación puede hacerte sentir algo; solo la forma de pensar sobre una determinada persona o situación te hace sentir eso que sientes.
Básicamente, hay dos formas de controlar cualquier situación que te esté causando estrés o malestar psíquico. La primera es pasar a la acción, enfrentarte a ella y hacer algo para cambiarla; en otras palabras, imponerte a la situación y convertirla en algo diferente. La segunda consiste en desaparecer, quitarte de en medio. Hay veces que puedes recobrar el control apartándote de la persona o de la situación y dedicándote a hacer cualquier otra cosa.
En ocasiones, lo mejor que puedes hacer con una situación que crees incontrolada es que desaparezca. Si has acabado alguna vez alguna relación conflictiva o has dejado un trabajo desagradable, recordarás lo bien que te sientes cuando das por finalizada tu lucha. Desde el momento en que decides no resistir más, empiezas a recobrar tu sentido del control.
La ley de control te explica por qué es tan importante para vos tener decisión y saber exactamente lo que queres. La confianza en uno mismo que da el sentirse con el control de algo, es lo que nos hace comprender que las personas que tengan un propósito claro y un plan preconcebido siempre tendrán ventaja sobre las que sean indecisas e inseguras.
Hace un exámen de las distintas áreas de tu vida utilizando una lista de confrontación mental y entérate de en cuáles te sentis positivo y con control y en cuáles no. A continuación parate a pensar en las cosas concretas que podrías hacer para tener dominio sobre aquellas parcelas de tu vida que te estén causando desasosiego. Pensa también cuáles serían aquellas situaciones que tendrías que dejar de lado para sentirte mejor.
Una de tus mayores responsabilidades es la de llevar vos mismo el timón de tu vida. Este sentido de control es la base en la que te tenés que apoyar para alcanzar un mayor éxito y felicidad en el futuro; asegurate de que sea sólida como una roca.

Ley de la Creencia

Ley de la Creencia

La ley de la creencia nos dice que aquello en lo que creamos emocionalmente es lo que en definitiva se convierte en nuestra realidad. Cuanto más intensamente creas que algo es verdad, más posibilidades hay de que ese algo se convierta en algo absolutamente verdadero para vos. Si crees en una cosa, no es posible que te puedas imaginar que esa cosa sea de otra manera. Tus creencias te dan una especie de visión encajonada y hacen que ignores toda información que te llegue que no esté de acuerdo con lo que has decidido creer.
No se cree lo que se ve, sino que se ve lo que se cree; por ejemplo, si estás profundamente convencido de que estás llamado a ser algo grande en la vida, harás, pase lo que pase, todo lo posible para avanzar hacia esa meta. No habrá nada que te detenga.
Por otro lado, si crees que el éxito está supeditado a la suerte o a la casualidad, te descorazonarás y te contrariarás fácilmente cuando las cosas no te salgan según tu conveniencia. Tus creencias te empujan tanto hacia el éxito como hacia el fracaso.
Por regla general, la gente adopta una de las dos formas que hay de mirar el mundo. La primera es la que se llama visión benevolente. Si tenes esta visión, lo normal es que creas que el mundo es un sitio bastante bueno para vivir. Tenes tendencia a ver el lado bueno de la gente y de las situaciones y a creer que a tu alrededor llueven oportunidades que podrás aprovechar sin problemas. Crees que, aunque no eres perfecto, no dejas de ser en general una persona bastante buena. Tenes fe en un futuro en el que tienes cabida vos y los demás. Sos por encima de todo optimista.
La otra forma de mirar el mundo es la de la visión malevolente. Una persona con una visión de esta clase generalmente adopta una postura negativa y pesimista hacia ella misma y hacia la vida. Cree que es «inútil luchar contra el poder constituido», que «el rico es cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre» y que «trabajes lo duro que trabajes, si no tienes suerte, no te servirá de nada».
Este último tipo de persona ve la injusticia, opresión y la desgracia en todas partes. Cuando las cosas le van mal, como casi siempre le sucede, lo achaca a la mala suerte o a la maldad de la gente. Se considera víctima. Debido a esta actitud, no le gusta su modo de ser ni siente respeto por sí misma.
Huelga decir que la gente que manifiesta creencias optimistas es la que posee un carácter inquieto y la que construye y crea el futuro. Suelen ser personas positivas y animadas y ven el mundo como un lugar bueno y acogedor para vivir. Han gestado actitudes mentales que les permiten responder positiva y constructivamente a los inevitables altibajos que depara la vida cotidiana. Un aspecto clave de tu viaje hacia el éxito es el desarrollo y mantenimiento de esta visión del mundo benévola y positiva.
Quizá los mayores obstáculos mentales que tendrás que sortear son los que te pongan tus creencias auto limitativas. Creencias tuyas que de alguna forma te limitan. Aquellas que te retienen al impedirte que emprendas proyectos y que te hacen ver cosas que sencillamente son falsas.
A veces crees que tenes una inteligencia limitada porque tus notas académicas son mediocres o no pasan del promedio. Podes pensar que andas corto en capacidad creativa o en la facultad de aprender y recordar. Acaso llegues a convencerte de que no rendís mucho, o de que no sos despierto para las cuestiones de dinero. Alguna gente piensa que no puede adelgazar, dejar de fumar o ser atractiva para los representantes del sexo opuesto.
Pues bien, pienses lo que pienses, si lo crees con la suficiente fuerza, formará parte de tu propia realidad. Y no olvides que andas, hablas, te comportas e interactúas con los demás de una manera acorde con tus creencias. Aun siendo tus creencias enteramente falsas, si estás convencido de ellas, serán para vos verdades como puños.
Solemos aceptar con excesiva facilidad que somos limitados en algo y tendemos a ignorar o rechazar cualquier evidencia que contradiga lo que ya hemos decidido creer. Desconoces por completo lo que sos capaz de hacer realmente, no seas tan rápido en venderte barato. Negate de entrada a aceptar limitaciones de tu potencial, probablemente podes hacer mucho más de lo que crees.
Muchas de tus creencias auto limitativas no tienen en absoluto fundamento. Están basadas en una información negativa que has recibido y aceptado sin más como verdadera. Pero una vez aceptada como verdadera, tu creencia las convierte en un hecho para vos y hacen el mismo daño tanto si las conoces como si no.



El Cultivo del Trabajo


1. El primer mandamiento del éxito No fuiste creado para una vida de ociosidad. No puedes comer desde la salida del sol hasta el ocaso, ni beber, ni jugar, ni hacer el amor. El trabajo no es un enemigo, sino tu amigo. Si te cerraran el camino delesfuerzo caerías de rodillas y pedirías la muerte.No necesitas amar las tareas que desempeñas. Hasta los reyes sueñan con otras ocupaciones.Sin embargo, debes trabajar y es cómo lo hagas, no lo que hagas, lo que determinará el curso de tu vida. Ningún hombre que es descuidado con el martillo construirá jamás un palacio.Puedes trabajar de forma monótona o puedes hacerlo lleno de agradecimiento; puedes trabajar como un ser humano o hacerlo como un animal.Aun así, no existe ninguno tan degradante que no puedas infundirle alma, ninguno tan sombrío que no puedas avivarlo.Lleva a cabo siempre todo lo que se te pida, y más. Tu recompensa llegará.Entiende que solo existe un método seguro de obtener el éxito y es por medio del trabajo responsable. Si no estás dispuesto a pagar ese precio para distinguirte, dispónte a llevar una vida de mediocridad y pobreza. Los que dan menos, reciben menos.Nunca caigas en la tentación de disminuir tus esfuerzos, aunque estés trabajando para otro. Tu éxito no es menor si alguien te está pagando por trabajar para ti mismo. Haz siempre el máximo esfuerzo; lo que plantes ahora lo cosecharás más tarde.Siéntete agradecido por las tareas y por lo que éstas te exigen. Si no fuera por tu trabajo, sin que importe cuán desagradable te parezca, no podrías comer tanto, ni disfrutar tanto, ni dormir tan profundo, ni estar tan sano, ni gozar de las sonrisas de gratitud de los que te aman por lo que eres, no por lo que haces.
2. El segundo mandamiento del éxitoDebes aprender que, con paciencia, puedes controlar tu destino.Debes saber que, mientras más tenaz sea tu paciencia, más segura será tu recompensa. No existe ningún gran logro que no sea el resultado de un trabajo y de una espera paciente.La vida no es una carrera. Ningún camino será demasiado largo para ti si avanzas deliberadamente y sin prisa. Evita, como la peste, todo carruaje que haga un alto para ofrecerte un rápido viaje a la riqueza, la fama y el poder. La vida tiene condiciones, tan duras hasta en sus mejores momentos, que las tentaciones, cuando hacen su aparición, pueden destruirte. Camina, puedes hacerlo.La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce. Con paciencia puedes soportar cualquier adversidad y sobrevivir a cualquier derrota. Con paciencia puedes controlar tu destino y tener lo que desees.La paciencia es la clave de la satisfacción para ti y para los que deben vivir contigo.Comprende que no puedes precipitar el éxito del mismo modo que los lirios del campo no pueden florecer antes de la estación. ¿Qué pirámide se construyó alguna vez si no fuera piedra sobre piedra? ¡Cuán pobres son los que no tienen paciencia! ¿Qué herida sanó alguna vez a no ser poco a poco?Todos los inapreciables atributos que los hombres prudentes proclaman como necesarios para alcanzar el éxito, son inútiles si no tienes paciencia. El ser ambicioso sin paciencia no hará sino separarte de tus ganancias. El perseverar sin paciencia es siempre algo imposible.¿Quién puede dominarse, quién puede perseverar sin la espera que es uno de sus atributos?La paciencia es poder. Empléala para robustecer tu espíritu, para dulcificar tu carácter, para calmar tu enojo, para sepultar tu envidia, abatir tu orgullo, refrenar tu lengua, contener tu mano y entregar tu ser, a su debido tiempo, a la vida que mereces.

lunes, 16 de julio de 2007

Coach & Branding Personal

Branding Personal

Beneficios que puede obtener un Coach con una Marca Personal fuerte


Personal no significa crear una imagen artificial para el mundo exterior. Se trata de entender y descubrir aquello que te hace único, tus fortalezas, tus valores, tus pasiones y tus objetivos, y usarlos de forma que guíen tu profesión de manera que puedas alcanzar el éxito. Aquí tienes algunas formas de que un coach pueda beneficiarse de desarrollar una Marca Personal.

1. Perspectiva

Si eres capaz de entender tu marca, conseguirás una mejor visión de ti mismo y de tus objetivos como profesional del coaching

2. Diferenciación

Con decenas de miles de coaches en el Mundo, muchos de ellos proporcionando servicios similares, necesitas entender tus características singulares de manera que puedas distinguirte de otros en el sector.

3. Autenticidad

Entender tu marca te servirá para ayudarte a comprender quien eres. Esto te permitirá ser más auténtico y sincero con tus valores y pasiones. ¡La Marca Personal implica ser tu mismo!

4. Visibilidad

Desde el momento en que entiendes todos los elementos de tu marca y creas tu propio plan de comunicación de Marca Personal, aumentarás significativamente tu visibilidad entre tus clientes potenciales

5. Enfoque

Cuando empieces a evaluar tu Marca Personal, empezarás a centrarte en los objetivos de tu negocio y este enfoque te facilitará el desarrollo de tu negocio.

6. Elección de objetivos

Parte del proceso de creación de Marca Personal implica entender cual es tu mercado objetivo. Cual es el grupo de clientes con los que deseas trabajar. Aquellos que conseguirán el mayor beneficio de tu promesa de valor.

7. Atracción

Cuando vives y respires tu Marca Personal atraes todo aquello que necesitas para tener éxito sin tener que pelearte con el Universo para conseguirlo.

8. Asesoramiento de Clientes

Entender el proceso de descubrimiento de una Marca Personal no solo te proporcionará un gran valor a ti, sino que podrás utilizarlo para asesorar a tus clientes.

9. Destacar

No solo conseguirás diferenciarte, sino que si desarrollas y potencias tu marca, conseguirás destacar y ser conocido entre los profesionales más destacados.

10. Medición

Parte del proceso de Marca Personal obliga establecer algún sistema de medición para evaluar la fortaleza de tu marca y el valor que te proporciona. Esto te permite comprobar el éxito que consigues simplemente por el hecho de ser TU MISMO.

Pasos imprescindibles en el desarrollo de tu Marca Personal

Tanto si eres un trabajador autónomo, el propietario de un pequeño negocio, o el empleado de una empresa del tamaño que sea, la mejor forma de tener éxito, lograr alcanzar éxitos personales y vencer a tu competencia es mediante la diferenciación. Debes entender, descubrir, construir, y promocionar tu Marca Propia única. Aquí tienes diez pasos que te ayudarán a construir tu marca YO, S.A.

1. Conoce tu misión y tu visión

Antes de meterte a fondo con tu marca, necesitas ponerla en un contexto. Tu visión, y tu misión. Tu visión es externa. Es la esencia de lo que tú consideras posible para el mundo. Tu Misión es interna. Es el papel que tú juegas en esa visión. Como dijo Gandhi, "Debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo".

2. Conócete a ti mismo.

Una Marca Personal no significa que debas construir una imagen artificial de cara al exterior; tiene que ver con comprender lo que te hace único, tus fortalezas, tu talento, tus valores y tus pasiones. Significa usar todo eso para diferenciarte y guiar las decisiones que tomes a lo largo de tu carrera profesional. ¿Sabes cuáles son las características de tu marca?

3. Conoce a tu competencia.

¿Como puedes destacar si no sabes contra quién estás compitiendo? En otras palabras, ¿Quiénes están luchando para conseguir lo que tú tienes? ¿Tus colegas actuales? ¿Otro grupo más grande en la empresa en la que estás? ¿Otra gente de tu sector? Echa un vistazo a tus objetivos, y observa más de cerca de tus competidores. Si te ves a ti mismo haciendo cambios importantes en tu carrera, tus competidores probablemente no serán tus colegas actuales. Si te estás planteando seguir un camino directo y claro a un puesto de mayor responsabilidad, te puede ser más fácil identificar a la competencia y sus atributos de marca.

4. Conoce tu mercado.

Para tener éxito, no es suficiente con tener una Marca Personal. Necesitas comunicarla a las personas adecuadas. Quemarías rápidamente tus recursos si intentases llegar a todo el mundo. Lo mismo que los fabricantes de juguetes saben que su mercado objetivo está pegado a la televisión los sábados por la mañana, debes entender como y donde llegar a tu público.

5. Encuentra la mezcla ideal.

Cuando te conoces a ti mismo, a tus competencias, y a tu mercado objetivo, puedes identificar la combinación ideal de herramientas de comunicación para llegar a tu público con eficiencia. Pon tu sello en todo lo que hagas con tu marca. Si realizas una presentación, participas en una reunión, o escribes un informe, nunca te olvides de tu marca. Siempre pregúntate a ti mismo como puedes vincular tu marca a una situación concreta. ¡Cada reunión, cada proyecto, cada viaje de negocios, cada comida de negocios es una oportunidad!

6. Participa en el juego de la imagen.

Alguien dijo, " Nada tiene más éxito que la imagen de éxito". Pero dependiendo de tu trabajo y de tu mercado objetivo, esa apariencia puede variar enormemente. Debes tener muy claro que aspecto es el adecuado para tu trabajo y luego debes poner tu estilo y tu toque personal.

7. Siéntete como en casa.

Si estás tratando de comunicar que eres una persona muy organizada, y que tienes en cuenta cada detalle, no puedes tener tu mesa cubierta de decenas de carpetas, folios sueltos por todas partes, y mensajes de teléfono con manchas de café variadas. Si este es tu caso, puedes acabar deseando ver a tus clientes fuera de la oficina, o contratar a un ayudante para que te ordene las cosas. Se consciente de la imagen que presenta tu despacho, la casa en la que vives, el hotel que eliges para viajes de empresa, tu coche.

8. Vive y respira tu marca.

Métete en el papel de auditor de ti mismo durante dos semanas, para empezar. Revisa todo lo que haces, cada cacharro que utilizas, cada prenda que te pones. ¿Es coherente con tu marca? ¿Tienes una PDA pero usas el calendario de la frutería de la esquina o apuntas tus temas pendientes en una libreta? ¿Llevas maletín o mochila? ¿Usas una pluma o un bolígrafo BIC? Acostúmbrate a cuestionártelo todo. Es una forma de hacer las cosas que te ayudará a mantener tu marca clara, sólida y coherente.

9. Revisa.

Ya has identificado tu marca, has creado herramientas de comunicación para llegar a tu mercado. ¿Pero como sabes si esto te está ayudando a conseguir tus objetivos? En dos palabras, ¿cómo medirías el resultado de tu Marca Propia? La Clave está en tener los datos a la vista. Si trabajas en una empresa, puedes usar las evaluaciones de rendimiento y los comentarios de jefes y compañeros. Si eres consultor, proporciona a tus clientes formularios de evaluación después de cada proyecto. Solicita comentarios en tu página web. Consigue tanta información como puedas, para hacer que tu eficacia sea tan grande como puedas.


10. Evoluciona.

Para ser relevante dentro de un mercado, todas las marcas fuertes deben evolucionar con los tiempos. Esto puede significar extensiones de línea (Carrefour, está creando agencias de viajes). Esto puede producir cambios en la forma de comunicar tu marca (de currículo escrito a máquina a la creación de una página web personal). Sea cual sea el camino que tomes, asegúrate de que tu marca sigue siendo auténtica, diferente, y conceptualmente sólida.