sábado, 19 de abril de 2014

Como relacionarse con el dinero


Si hay algo sobre lo que sabemos muy poco es acerca del dinero, piense usted que información tiene sobre el mismo y llegará a la conclusión de que la misma es escasa. Es poco lo que nos enseñan acerca de él, por lo que no nos deben sorprender los resultados que obtenemos ante tanta desinformación.

En el camino a la prosperidad financiera es fundamental estudiar al dinero y saber como funciona, para dominarlo y lograr que trabaje para nosotros las veinticuatro horas del día, y sin dejar que se transforme en nuestro amo como quizás sucedió hasta ahora.

Es necesario saber cuales son sus reglas, como se mueve y actúa, como obtenerlo y conservarlo, reproducirlo y compartirlo. Trabaje para que sea su aliado de tiempo completo y desde hoy mismo. Busque colocar siempre el dinero a su servicio y no a la inversa. Lo que buscamos y queremos es que sea nuestro servidor y se mueva a nuestro favor.

Conozca al dinero, sepa como se mueve, que lo atrae y que lo repele, como se reproduce y de que manera desaparece. Estudie sus movimientos y sepa cuales son sus señales, investigue de que manera nos habla y que nos dice a través de su lenguaje de números.

Simplemente debemos atender y comprender las reglas del dinero, información que no nos proveen en nuestra enseñanza pero que nunca es tarde para adquirir, analizar y profundizar.

El dinero pasa por nuestras vidas casi de forma imperceptible y no entramos en cuenta de ello. Vemos a diario como se mueve de un lado a otro, pero jamás nos detenemos para analizar y pensar en ello.

Revise los movimientos de su dinero con toda la precisión posible, sólo así lo dominará. Antes de tener éxito con el dinero debemos cambiar nuestra manera de observarlo, sólo a partir de ahí podremos generar mayores ingresos, sólo después de analizar, revisar y registrar en detalle cada uno de sus movimientos.

Ya sea que lo invierta inteligentemente, derroche o gaste compulsivamente, esconda o ignore, la manera en que usted maneja el dinero habla de su relación con él. Conviene entonces analizar con detenimiento dicho vinculo buscando siempre establecer una relación sana, positiva y edificante. Al comenzar a tratar el dinero de forma inteligente, también trabajará usted de esa forma, haciéndolo de manera estratégica, planificada y más productiva, buscando obtener cada vez mejores resultados financieros.

Debemos mejorar día a día y aprender más sobre las leyes del dinero, eso nos ayudará a lograr nuestros objetivos financieros. Hacer grandes sumas de dinero es algo que se aprende y es posible luego del aprendizaje de ciertos principios. Allane su camino y aprenda de esas técnicas, destine una parte del día, unos minutos de cada jornada para trabajar sobre usted mismo y sus conocimientos financieros, algo que quizás hasta ahora nunca hizo. Tal vez hasta ahora nunca se detuvo a estudiar en detalle sus propias finanzas, esta es su oportunidad para comenzar y depende sólo de usted que lo haga.

Dinero sin controlar es como un barco que está a la deriva, sin rumbo fijo ni una ruta establecida, en medio de una tormenta y con resultados impredecibles. Leer sus propios números y trabajar en sus finanzas le va a permitir elegir el camino y el destino a donde quiere llegar. Para ello destine unos minutos regularmente, y en completa tranquilidad registre los números y movimientos del dinero, ya que ellos hablan de nuestros hábitos con el mismo.

Registrando cada movimiento de nuestro dinero y detallando todos nuestros ingresos y egresos tendremos un panorama de la salud de nuestras finanzas. Quizás al principio cueste o sea doloroso realizar un examen de este tipo, pero es la única manera de diagnosticar que está funcionando mal para así poder corregirlo, y para diseñar la estrategia que aumente nuestros ingresos, disminuya los egresos, mejore la administración, nos permita invertir, y recupere nuestra salud financiera.

Trabajar tan arduamente pensando en el dinero quizás parezca a muchos algo inmoral, por darle algún nombre, pero la verdad es que quien produce riqueza también produce empleo y bienestar, no sólo para la persona misma, sino también para su familia y la sociedad en la que se desarrolla, la que será un poco mejor gracias a su trabajo.

Todos tenemos derecho a la prosperidad y abundancia, a pesar de ello a medida que crecemos y con el paso del tiempo muchas veces se nos enseña todo lo contrario, dándonos la idea de que el dinero no es algo limpio y que no es bueno pretender grandes cantidades del mismo. Por lo general muchos de quienes critican a los millonarios aduciendo de lo impuro de la acumulación de dinero luego envidian dicha posición en la intimidad, y cuando reflexionan en soledad sobre su propia situación financiera.

Es perfectamente válido pretender la riqueza material, con ella lograremos tanto para nosotros como para quienes nos rodean muchos de los medios necesarios para vivir, crecer y desarrollarnos. Para nada podemos considerar la búsqueda de la prosperidad económica como algo indigno o sospechoso.

El dinero es un instrumento tal como lo es un martillo, ni bueno ni malo, su condición dependerá de cada uno de nosotros, de nuestros conocimientos y del uso que le otorguemos. Disponemos con el dinero de una herramienta que podrá ser utilizada para construir y edificar, de la que podemos disponer para ser artífices de crecimiento, bienestar y desarrollo. Un instrumento para emprender en nuestras vidas cada vez nuevos desafíos, para crear y dejar nuestra marca en este mundo.

Dr. Carlos Bautista
Master Coach
www.coaching-cb.com