Consciencia de Prosperidad


Es necesario que analice su vida, los resultados que obtenemos siempre van de la mano con lo por nosotros actuado, si su situación económica actual es compleja y delicada se debe casi exclusivamente a usted mismo.
Si nuestra forma de vivir nos llevó a las condiciones actuales en las que vivimos significa que deberemos cambiar si pretendemos modificar el rumbo de las cosas. Seguir haciendo lo mismo y pretender cambiar los resultados es algo ilógico.
Proponernos objetivos monetarios puede ser un buen punto de partida para modificar nuestra situación financiera.
Establecer una meta y una serie de objetivos para llegar a ella, esos objetivos pueden ser tales como: saldar deudas; comenzar a reservar una pequeña cifra para ahorro; generar nuevas fuentes de ingresos; invertir; todos objetivos que nos llevarán a esa gran meta principal que es la prosperidad.
Los objetivos deben ser claros y realistas, que sepamos podemos cumplir y con los que nos comprometeremos, tampoco deben ser tan fáciles de lograr de manera que insulten nuestras capacidades, elegir el término justo depende de cada uno de nosotros.
Aumentar un poco más sus ingresos, duplicarlos o llegar a ser millonario, lo que está bien solo usted lo sabe, escuche a su corazón y póngalo por escrito, escuche que sabrá decirle que cantidad está bien. Quizás duplicar o triplicar sus ingresos actuales y continuar con su vida tal y como está ahora es lo más adecuado. También habrá quienes planifiquen ingresos millonarios para el futuro, son ellos quienes tendrán que tener en claro si están dispuestos a la entrega, el trabajo y el sacrificio que ello demandará.
Primero y antes que nada claridad en la meta, defina por escrito que es lo que pretende, lo más claro posible, con todos los detalles y las cifras, con fechas y plazos para su concreción. Tome un borrador y hágalo ahora mismo, aún cuando cometa algunos errores o sea algo sencillo, este simple acto lo pondrá en movimiento y habrá de ese modo iniciado la marcha. Es de utilidad destinar un cuaderno para detallar todo y cuanto consideremos importante para comenzar, en la parte superior de la hoja la meta y luego los objetivos y los pasos para alcanzarlos. Quizás su sueño sea poco menos que imposible en el corto plazo pero comience a planificar y actuar hoy mismo en su dirección para alcanzarlo en un plazo mayor. Al poco tiempo de comenzar será dueño de una cifra de dinero real que será motivo de vuestro orgullo, y lo será más aún a medida que crezca y lo invite a trabajar cada vez más y mejor para multiplicarla y hacerla producir.
Su entusiasmo crecerá día a día y le hará idear forma nuevas de producir ingresos. Comience con el paso más insignificante tras su sueño, ya habrá dado el primero en el camino tras la meta que ahora ya está un poco más cerca. Recuérdele constantemente a su mente sus objetivos ya que tendemos a divagar y a perder de vista los que nos proponemos. Relájese, y en silencio y con tranquilidad lea su lista a la mañana y a la noche tantas veces como pueda. La repetición lo acercará cada vez más a sus objetivos y le dejarán de parecer difícil su logro.
Mantenga su lista de forma privada y sea solo usted quien tenga contacto con ella, lo debe acompañar a todos lados y debe estar presente con usted siempre que pueda.
Sus objetivos y sus deseos ahora por escrito deben ser de consideración muy personal y privado. No ganará absolutamente nada con divulgarlo, resérvelo para su intimidad y solo para usted, es algo que merece ser tratado con el mayor de los respetos, el que solo usted puede darle. No se oprima a la hora de planificar que es lo que desea, no sea duro ni crítico consigo mismo. Deje volar libre a su imaginación, ya habrá tiempo para los ajustes necesarios. Algunos objetivos se alcanzarán en el tiempo fijado, otros en algo más de lo planificado y otros sencillamente habrá que modificar por no ser viables, esto le sucederá en todo lo que emprenda por lo que no lo debe desanimar o llevar a pensar en abandonar lo que se ha propuesto, simplemente sea flexible y oportunamente haga los cambios que sean necesarios para alcanzar la meta establecida. Establezca varias etapas para sus objetivos y plazos para alcanzarlos, respételos y cumpla con los mismos. Forme su personalidad y actúe con disciplina respetando sus compromisos, es la única manera de alcanzar grandes logros. Si no respeta los pequeños pasos que se comprometió a dar, menos lo hará con los grandes que requieren mayor fuerza de voluntad, trabajo y energía. Trabaje con orden y disciplina para avanzar en el desarrollo del proyecto elegido. Ponga una fecha límite para terminar el trabajo que va a realizar y presiónese para terminar en esa fecha límite, evitará perdidas de tiempo y la búsqueda de las soluciones perfectas, lo más indicado si quiere demorar algo eternamente.
Comencemos a trazar el mapa para saber que es importante hacer y cuales son las prioridades, para determinar sobre que objetivos debemos comenzar a trabajar de inmediato y cuales debemos planificar para más adelante. Imaginemos una escalera, cuales son los peldaños que alcanzaremos primero, pero sin perder de vista aquellos que llegarán después y lo que habrá al final de ellos.
Todo comienza con un pensamiento, la planificación y los primeros pasos, y cuando menos cree está logrando cosas que tiempo atrás quizás le parecían del todo imposibles. Vea claramente su objetivo a corto, mediano y largo plazo, para los próximos días, para dentro de un año; dos; cinco; siete y diez años.
Establezca con claridad que es lo que espera y confíe en que lo logrará. Trabaje concentrado en su objetivo y no permita que nada lo distraiga. Si deja lugar de forma continua a las dudas y los temores y permite que estos dominen su mente atentará contra sus objetivos y las posibilidades de fracaso aumentarán de forma considerable.
Elimine el miedo, recuerde quien es usted y todo lo que puede lograr, la constante repetición de pensamientos positivos lo ayudará en el proceso de perder el miedo. Mantenga siempre y a pesar de toda una visión de éxito.
Establezca su objetivo, algo que realmente desee realizar, comience por detallarlo con toda la claridad que pueda, concéntrese en el, no distraiga su atención ni sus energías. Trabaje sobre lo que planificó, trabaje de forma estratégica y con disciplina. Ocúpese de lo realmente importante y no pierda tiempo en lo que no lo es. Evite las distracciones y no pierda de vista su meta, concentre su vida y sus energías en aquello que es verdaderamente importante para usted. Al establecer su meta dará rumbo a sus pensamientos, sabrá porque preocuparse y porque no, que cosas valen la pena y cuales son para descartar, su meta es su brújula que le indicará cuando está en la dirección correcta y cuando es necesario modificar el rumbo, es el faro que lo guiará en los momentos de dificultad.
Sólo descubrirá que ha llegado cuando sepa hacia donde quiere ir. Quien no tiene un rumbo establecido puede caer en situaciones de inestabilidad como consecuencia de un destino incierto. La falta de metas es lo que hace que muchos no obtengan resultados.
Fíjese en la diferencia que hay entre quienes no han planificado que quieren para su vida y transitan sus días sin propósitos definidos, con quienes saben quienes son y hacia donde van, la diferencia en sus formas de vida es enorme, entre no saber exactamente hacia donde se va divagando según los tiempos y dividiendo sus energías en intereses caprichosos y antojadizos, y lo opuesto, un lucero que brilla claro en el horizonte de su vida y hacia donde se dirige con energía concentrada y esfuerzo decidido.
Muchos promediando la segunda etapa de su vida deciden emprender el camino que los llevará a la prosperidad, nunca es demasiado temprano o tarde para comenzar, usted también puede hacerlo sea cual fuere su edad. Inicie hoy mismo una nueva etapa en su vida, estableciendo sus propios objetivos para alcanzar la prosperidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para alcanzar tu fortuna

Como relacionarse con el dinero